MARCELINO RIVAS               

             rainln.gif (4413 bytes)

(JA)

..Nos encontrabamos en el Cuartel Central en la Zona norte del Frente Paracentral Anastasio Aquino, cuando le llago un mensaje a nuestro comandante, quien se encontraba en un pequeño rinconcito que le servía de oficina. Después que lo leyo, se dirigió a la tropa y seleccionó entre todos a los más fogueados en combate y nos llevo aparte para explicarnos; EL mensaje había venido procedente de la Comandancia General del Partido al cual pertenecía nuestro Frente; La nota decía que teníamos que estar presentes a cierta hora y en cierto lugar a las 7 de la noche de ese mismo día. Ese lugar estaba situado enmedio de dos poblaciones que estaban a la periférica de la zona bajo nuestro control, la misión era de ir a encontrar a unos camaradas miembros del partido que nos traerían algunas cosas que necesitabamos para el fortalecimiento de nuestro ejercito revolucionario en la zona. El comandante, a los 10 que él selecciono, nos dividio en 3 grupos de los cuales dos eran de contención, el primero lo compuso de 3 combatientes que estarían en el flanco derecho, el segundo también de 3 combatientes y estarían apostados en el flanco izquierdo, y el tercer grupo de cinco(ya incluído él) que estaría en el centro para recibir a los compañeros y el encargo que traerían.

Era época de invierno, el cielo estaba nublado y el tiempo con el que contábamos para llegar al lugar era muy corto ya que estaba un poco retirado del lugar donde nos encontrabamos, y considerábamos que bien nos llevaría 4 horas para estar allí. Si bien es cierto que la hora era a las 7 de la noche, nosotros teníamos que estar en el sitio faltando diez minutos, para tomarnos el tramo de la carretera.

Cuando el comandante termino de explicarnos y que ya todo lo teníamos claro, ya listos nos apresuramos inmediatamente en la marcha hacia la zona indicada, zona de por sí muy peligrosa y que estaba constantemente patrullada por el enemigo y además los lugares por donde teníamos que pasar estabn minados.

Por esa razon teniamos que tener mucho cuidado por donde caminar, en ellas habían también acuartelados otros compañeros que pertenecían a otras agrupaciones políticas y militares que también peleaban al igual que nosotros por la misma causa que era a favor de la clase explotada y marginada por la oligarquía. asi es que tuvimos que pasar un poco apresurados por cada cuartel de ellos preguntando cuales eran las zonas que no estaban minadas, y fue asi de esa manera que logramos acercarnos al lugar indicado.

YA EN LA ZONA

Tomamos muchas medidas de seguridad para no ser detectados por patrullas enemigas y llegamos al lugar de preconcentración y, de ahí en adelante, ninguno de nosotros hablaba ni una sola palabra, esa era la orden y, todos hibamos en maxima alerta y cualquier movimiento sospechoso tratariamos de evadirlo de forma que no podiamos hechar a perder el plan.

Una tormenta se acercaba a la zona, el cielo se puso nublado, luego empezó a llover y casi no nos veíamos unos a otros. Esa situación nos hizo perder tiempo pero por fín llegamos cinco minutos  antes de las 7 de la noche al lugar de contacto. Cada grupo nos distribuimos tal como nos correspondía, mientras el grupo del centro donde estaba nuestro comandante, se apostó a solo 3 metros de la carretera ya que ellos eran los que recibiría la carga de parte de los camaradas.

Apostados estabamos cuando paso una patrulla enemiga en un convoy militar, pero nosotros no hicimos ningun movimiento para no ser detectados, pero a los pocos minutos que paso el convoy, escuchamos en la dirección hacia donde ellos se dirigían, un tiroteo. Parecía un choque entre unas fuerzas con otras y en esos momentos el comandante nos ordenó que salieramos a la carretera, con rumbo hacia el lugar donde se estaba dando el enfrentamiento. Entonces asi lo hicimos y nos fuimos en posición de avance por ambas cunetas, pero cuando ya hibamos cerca, como a una cuadra, el tiroteo paro y todo aquello quedó en silencio.

El comandante nos ordeno entonces detenernos y quedarnos por el lapso de unos diez minutos apostados sobre la carretera, para ver si el tiroteo continuaba o si sucedía otro movimiento. Pasado el periodo de ese tiempo, nos dijo el comandante que era absurdo seguir ahí ya que tal parecía que los camaradas a los que nosotros esperabamos, eran los que se habían enfrentado al enemigo y habían sido aniquilados, y que a lo mejor el enemigo estaba ahora apostado, a la espera de que nosotros llegáramos y así emboscarnos ya que toda la ventaja la tenían ellos en ese momento, y también sabíamos que en cualquier momento llegarían refuerzos para las tropas del enemigo, asi que decidimos hacer la retirada de regreso para el Cuartel Central para hacer las investigaciones correspondientes del caso.

Al siguiente día se mando gente de la población civil a investigar lo sucedido y en realidad se comprobo que eran los camaradas que habían chocado con la patrulla militar y habían caido ya que ellos solamente eran cuatro los que venían en dos vehiculos.

Así es como nos enteramos que entre los compañeros que venían con la carga y habían caido, figuraba el Comandante Marcelino Rivas, ya que el venía responsable de la misión.

El Comandante Marcelino Rivas era un hombre campesino, humilde y revolucionario de verdad, procedente del Cantón San Jacinto La Burrera de San Vicente, y se incorporó a la lucha del pueblo por los años 76-77, ya que el habia logrado conseguir un trabajo del ministerio de salud que consistía en atender en el campo campañas de vacunas e higienes, y de esa manera conoció más a fondo la necesidad de un cambio en el país, ya que el era testigo en carne propia de los sufrimientos que padecía la gente en las zonas rurales.

Cuando conocí a Marcelino en otro lugar, nos hicimos muy buenos amigos, y estuvimos presentes en muchos combates en contra del enemigo, yo lo respete siempre y setía un gran aprecio por el compañero, siempre te daba un trato de hermano, de amigo y era de esos que nunca se les ve aburridos o preocupados.

En las reuniones con los compañeros, el Comandante Marcelino con su humildad, siempre participaba constructivamente motivandonos a seguir adelante con la lucha. El fué un ejemplo de entrega hasta el final y por eso cuando supe que había caído, junto a los que lo conocimos nos llenamos de tristeza pero a la vez sabíamos que el Comandante Marcelino Rivas, es de los revolucionarios que no mueren y que siempren permaneceran vivo en el proceso de lucha en nuestro sangrado pueblo.

El coraje del compa era admirable, y cuando nos movilizamos para la zona norte del Paracentral Anastasio Aquino, siempre nos recordábamos de cosas que el nos enseño y de algunas bromas o pasadas que nos contaba.

Ahora el Comandante, compañero y amigo esta junto a los héroes de nuestro pueblo, recuerdo una vez que el nos dijo: "Algunos de nosotros no llegaremos, vamos a caer, pero algunos de ustedes llegarán para seguir adelante el destino del país"

----

COMANDANTE MARCELINO RIVAS,  POR TU SANGRE ¡¡VENCER O MORIR!! 

   (Como colaboración a la historia y al conocimiento de nuestra lucha y sus héroes, me atreví a enviarles un breve bosquejo de éste compañero inolvidable que dio todo por nuestro país)

                             Con el puño izquierdo en alto, El Himno del FMLN para el camarada y compañero Marcelino Rivas

         

rainln.gif (4413 bytes)

 TODO APUNTE SOBRE LA LUCHA Y NUESTROS HEROES CAIDOS, FOTOS ETC, enviarlo a farabundovive@yahoo.com

             LOS HEROES INMORTALES DE NUESTRO PUEBLO