PEDRO PABLO CASTILLO

EL PRÓCER LIBERTARIO 

Pedropc.jpg (25827 bytes)Nació en el barrio de Candelaria el 29 de julio de 1780, de cuna humilde, desde joven muy creativo e inteligente y no se dejaba influir por la doctrina española de sometimiento, su amor por los explotados y los pobres lo llevó a convertirse en lider de la lucha independentista, murió olvidado por los lideres pro-españoles salvadoreños en una cárcel de la isla caribeña de Jamaica el 14 de agosto de 1817. 

Cohetero de oficio, en 1805 se caso con Francisca Alegría Aquino, con ella procreó cuatro hijos. Residieron por algún tiempo en Cojutepeque y en el barrio capitalino de La Merced, lugar donde el gran artesano, presto su casa para las reuniones y se involucró de lleno en el movimiento popular que lanzó el grito rebelde independentista del 5 de noviembre de 1811.

Castillo participó activamente como preparador de líderes, organizador y coordinador general de la revuelta, y fue el vínculo de la unidad de todos los sectores en el movimiento independentista frustrado del 5 de noviembre de 1811, llamado el Primer grito de independencia de Centroamérica.  

Ese primer Grito de Independencia de Centro América se dio en San Salvador, y participaron los próceres: Pedro Pablo Castillo, José Matías Delgado, los hermanos Aguilar (Nicolas, Vicente y Manuel), Bernardo y Manuel José Arce, Juan M. Rodríguez, Domingo Antonio de Lara y muchos otros. Los hermanos Aguilar fueron unos grandes lideres populares de la Iglesia que fueron capturados por tal motivo. Dos fueron encarcelados y después de un tiempo liberados.

El movimiento del 5 de noviembre fue de gran avance en el logro de la independencia. En ese acto se desconocio la autoridad española, se proclamó la autonomía de la Intendencia. Con ese movimiento fue depuesto el intendente provincial don Antono Gutiérrez y Ulloa y se cambió a casi todos los empleados gubernamentales nominados por la corona española y se puso en su lugar a las autoridades católicas y oligarcas criollos que le dieron la espalda a España al ver que el movimiento insurrecto estaba avanzando en toda la región, y palparon la posibilidad de libertarse del dominio mercantil, de impuestos y explotador al que eran sometidos por la corona. 

El prócer Manuel José Arce, pronunció un emocionado discurso el día 5 de noviembre de 1811 y en él proclamó solemnemente la independencia de Centro América, dijo: «No hay Rey, ni intendente, ni Capitán General, sólo le debemos obediencia a nuestro Alcalde». Sus palabras fueron recibidas con grandes demostraciones de júbilo por todos los patriotas. 

La batalla armada se inició cuando obreros, estudiantes y campesinos organizados por Pedro Pablo Castillo confiscaron 3,000 fusiles y los fondos de las cajas reales, y con esto armaron un buen grupo para prepararse a luchar por la independencia. 

Un mes más tarde después de una reunión, casi todos los lideres independentistas no le vieron futuro al proceso y abandonaron el intento, aceptaron el guante pacificador que les envio España desde Guatemala. Uno de los factores que culpaban eran los pocos fondos con que contaban las cajas reales y otro, las pocas armas, en comparación de la aplanadora española. 

Con esas posturas, el movimiento en esa época se opacó. Castillo insinuó en proseguir la lucha y el consideraba que el unico peligro para no lograr la independencia era el no lograr la unidad de las distintas gestas libertarias que ya soplaban otros sectores de las provincias.  Ante las agresiones y amenazas de los españoles, aquel grito que buscaba ser la llama que incendiaría y unificaría las luchas soberanas y justas, se apagó y fracasó en su primordial objetivo, pero marcó en claro el camino que debían proseguir para lograr la voctoriasa independencia centroamericana de España.

Castillo no se equivocó, a solo días que habían considerado algunos como no viable el proceso de independencia, en diciembre de ese mismo año, León, Granadas, Rivas y otras localidades de Nicaragua se insurreccionaron, lo que vino a fortalecer el sueño de Castillo, un mes más tarde, enero del l812 estalla Tegucigalpa, y Juan Manuel Rodriguez junto a Castillo trabajan arduamente en un nuevo intento insurreccional, y en diciembre de 1813 se descubrió en Guatemala la Conspiración de Belén, acto que estaría coordinado con otros movimientos centroamericanos.

El "fracaso político" del 5 de noviembre hizo que muchos lideres desmayaran y se abrazaran a la corona, pero en Castillo no disminuyó el espíritu independentista.

Nuevos lideres y perspectivas para reorganizarse se buscaron, y el incansable trabajo de Castillo, su liderazgo y capacidad entre todos los ciudadanos lo llevó a ser electo alcalde segundo de San Salvador en 1814, junto con el primer alcalde Juan Manuel Rodriguez (Alcalde constitucional). En esta posición Castillo no descansó para organizar un nuevo intento y el ser Alcalde segundo le facilitó organizar junto al grupo que lideraba Manuel Rodriguez, el siguiente intento independentista que mostró un potencial avance de unidad y soporte de distintos sectores en la intentona del 24 de enero de 1814. Castillo fue señalado por las autoridades españolas como "el principal autor de la infame insurrección". La urgencia de lanzar el movimiento era que se había jurado en ese año la Constitución Española en el 1812, y las autoridades del país y la región centroamericana, prácticamente quedaron vendidas al aceptar sin tapujo la imposición. 

El Alcalde constitucional de San Salvador Juan Manuel Rodriguez a traves de dialogos y la influencia que tenía con los sectores de la iglesia, se metio a buscar conseguir el apoyo de otros lideres y sectores provinciales. En organizar la hora y los últimos detalles estaban, cuando la rebelión fue detectada por los jefes españoles y un poderoso ejercito se avalanzo contra el movimiento. A causa de los ataque sobre el nuevo movimiento unitario de independencia y los nuevos lideres natos, y en especial en contra los lideres de San Salvador, Pedro Pablo Castillo, al mando de unos 150 hombres ocupó la parroquia de San Francisco (ahora Mercado ExCuartel, en San Salvador). 

Con esa gesta San Salvador comenzó a arder, la gente salio a las calles gritando ¡¡libertad!! y luego las tropas españolas y cervilistas centroamericanas llegaron a buscar la rendición de Castillo, pero no se entregó, y desde la parroquia San Francisco un grupo de jóvenes heroicos y combatientes por la independencia de El Salvador opusieron fiera resistencia militar a las tropas que intentaban sofocar la revuelta. La parroquia fue el centro de toda la atención. Castillo batido en duelo de balas con el jefe militar español Zaldaña, logró superar la lucha desigual y lo mató allí mismo enviandole un severo mensaje a las autoridades españolas y sus servidores lacayos que en un principio habían dicho que apoyarían el movimiento pero que después lo traicionaron( liberales-conservadores).

De acuerdo con Juan Manuel Rodríguez quien estaba al mando de otro grupo de patriotas armados y que ocupo importantes posiciones en la revuelta, Castillo puso resistencia militar a las tropas españolas y enfrentó a las mejores tropas realistas que intentaban sofocar el movimiento, hasta llegar a tomarse la parroquia San Francisco. Domingo Antonio de Lara, otro lider armado Cayó herido en esa intentona, luchando contra los españoles en otro barrio.

A Castillo las tropas españolas lo buscaban y llegarón desde Guatemala para buscar apresar o fusilar, a quien lo consideraban la cabeza del movimiento armado insurrecto contra la Corona Española.

La llega de más tropas de dominio español hizo retroceder a muchos lideres que habian sido puestos en el poder, y la división e indefinición entre ellos, principalmente en la oligarquía.  Se agudizaron los debates entre luchar o dialogar que se le hizo dificil a Castillo de reforzar y unir el movimiento con otros sectores que estaban tambien luchando.

 A estas alturas habían en el oriente movimientos que estaban luchando y lo mismo en el departamento de la paz, donde se escuchaban la resistencia Nonualca. A esto se sumaban los gritos en Nicaragua, Guatemala y Honduras.

Cuando las batallas arreciaron y los lideres católicos se sometieron "nuevamente" al mando español al no querer llamar a las autoridades católicas centroamericanas a apoyar el levantamiento, a Castillo no le quedó otra alternativa que resistir con los pocos que eran fieles. Su impulso del 24 de enero fué derrotado.

Si bien el movimiento era amplio y los lideres eran bastantes, al final todas las culpas del imperio español eran en contra de Castillo, él era el blanco, él era el lider indomable que no se dejaba someter ni manipular, él era el incansable y el que siempre estaba adelante dando la vida.

 Por la razón de que Castillo mató al jefe de mando de las tropas españolas que cercaron la San Francisco, las autoridades le pusieron precio a la cabeza de Castillo y cercaron todo el barrio. En todo San Salvador los lideres de la nueva revuelta que no huyeron, fueron apresados y el nuevo intento independentista fue sofocado y sus promotores fueron reducidos a prisión. En horas de la tarde en distintos focos de San Salvador se escuchaban los disparos de resistencia de algunos compatriotas que entendian la necesidad histórica de liberarse de las garras del imperio de aquella época.. 

En la tarde del día 25, la orden de arresto en contra de Castillo fue publicada por bando militar en las cuatro esquinas de la Plaza Mayor de San Salvador (ahora Plaza Libertad) y fue despachada por cordillera hacia San Vicente, San Miguel, Suchitoto, Chalatenango, Zacatecoluca, Usulután y Santa Ana. 

Con un panorama así, los unicos contactos entre Castillo y el movimiento eran algunos curas, pero en luchar y resistir hasta derrotar a las tropas españolas, las voces de Castillo y Rodriguez no son apoyadas por alguna clase lider de San Salvador, más con una revuelta que habia sido silenciada y vencida por los españoles nuevamente, con un movimiento en desbandada y los lideres fieles a la independencia huyendo o presos, y con esa clase criolla que ya se asomaba como la futura explotadora de los pobres y que estaba en contra de los ideales de una independencia soberana y que se oponía a la libertad de los esclavos, una clase que al mismo tiempo no apoyaban a Castillo y al movimiento independentista, y acosado por las tropas del Imperio Español y regional, a Castillo no le quedó alternativas y con los combatientes lograron salir de la parroquia San Francisco. 

Enterado de que las autoridades habían establecido una recompensa de 500 pesos por su captura, se trasladó por pocos días a una propiedad que poseía en la jurisdicción de Huizúcar. Mientras tanto, su casa, muebles y demás bienes fueron destruidos o incautados por furiosas turbas proespañolas, las que también lanzaron a la calle a su esposa y vástagos. Poco menos de un año más tarde, Francisca de Castillo murió de fiebre puerperal, tras dar a luz a su quinto descendiente.

 La recompensa por la cabeza de Castillo estaba en todos lados, lo hacian parecer como un demonio, como criminal, como un violador de todas las leyes.

El intento de caprturar a Castillo no cesó, en todo centroamérica se conoció el precio sobre su cabeza, y aunque vivió unos días en el anonimato, su nombre volvio a la luz cuando se supo que por las persecuciones fue a refugiarse a la Iglesia Parroquial de San Salvador (ahora Iglesia del Rosario), protegido por uno de los presbíteros Aguilar. Hasta allí llego también a refugiarse Juan Manuel Rodriguez, gran fiel a la causa de la independencia.

Con El Rosario cercado por las tropas españolas, se dice que Castillo y Rodriguez con la ayuda protectora los curas se entregaron o fueron entregados, al parecer a cambio de que no capturaran a los hermanos Aguilar y de que se decretase la libertad de todos los prisioneros de la gesta independentista. Ya capturados fueron encarcelados, torturados, procesados y Castillo fue enviado prisionero exiliado hacia Jamaica, para dispersar el ya silenciado movimiento popular salvadoreño.

Con el nombre de Juan Sánchez. Probablemente dado por los españoles para borrar su identidad dentro de las carceles, Castillo es enviado hacia La carcel de Jamaica, via Honduras donde lo mantienen por dos meses en una cárcel  del cuartel de Omoa y luego a Castillo lo envian hacia Belize con destino a la cárcel de Jamaica, lugar donde permanecen presos y a donde enviaban a morir a muchos lideres independentista de toda América. El libertador Simón Bolivar llegó desterrado a Jamaica en 1815 donde permaneció por 7 meses. En ese periodo hay diferentes movimientos en Jamaica entre dominios franceses e ingleses por dominar la isla. Muchos esclavos que intentaban incendiar la ciudad de Kingston permanecían presos aún a la llegada de Castillo y fueron compañeros de cárcel. El governador de la Isla era el Duke of Manchester y también tenía el titulo de Viscount Mandeville, y era un hombre que trataba bien a los que luchaban contra España. Una misión Bautista recien fundada en la isla era la que daba especial tratamiento a los presioneros. En ese periodo se libro la Batalla de Waterloo. Jamaica continuo en poder inglés.

 Pedro Pablo Castillo murio exiliado, enfermo de fiebre, y olvidado en la cálcel de esa isla caribeña  en Jamaica en un 14 de agosto de 1817, sin ver logrado su sueño de un país independiente, sin saber si los prisioneros independentistas habían sido liberados, y tratando de averiguar la suerte de José Celis y la de Rodriguez. Para muchos el ser llevados a Jamaica, por la distancia significaba imposible el retorno, aunque habían mejores garantias de vida aun presos, ya que la isla no estaba bajo dominio español, aunque la corona le pagaba por mantener prisioneros. 

 Cabe señalar que ningúno de los nuevos "próceres" que surgieron en el 1816 y que buscaban independisarce de España, ninguno durante el proceso se interesó en rescatar o exigir la libertad de Pedro Pablo Castillo, ni mucho menos retornarlo. Conste que en 1816 ya estaban flotando y brillando la nueva camarilla de "próceres" que hizaron el acta de soberanía. El único que le hizo méritos en una parada militar cuando se formaba el ejército criollo libertario fué el General José Arce, y quien rescató en cierta forma para la historia, con esmero y admiración, la dedicación y heroismo de Pedro Pablo Castillo, quien desde muy jóven se entregó de lleno con toda su capacidad y creatividad, a la noble causa y sueño de todos los que hoy nos consideramos salvadoreños. El General Francisco Morazán busco acercarse a los familiares de Castillo, los conoció y le dio trabajos gubernamentales a uno de sus hijos.

Para el tiempo de la guerra civil, el FMLN honrró denominando a uno de sus comandos revolucionarios: Pedro Pablo Castillo. 

Castillo y Rodriguez, dos ejemplos de dignidad y soberanía, aunque su final fue distinto. Rodriguez logró la libertad y su influecian en la clase adinerada y las cercanas a la corona le dieron simpatía en otros sectores que no estaban de acuerdo a seguir bajo el dominio español. Ya firmada la independencia, en Abril de 1824 es investido del alto cargo de Primer Jefe de Estado de El Salvador. viajó a otros paises y por su procedencia de familias adineradas, logró que sectores oligarcas apoyaran la causa independentista. Llevo a Washington,D.C. la primera mision diplomatica salvadorena, en union de Manuel Jose Arce,Rafael Castillo, Cayetano Bedoya y Manuel Zelago. A partir de esa fecha se abrieron caminos comerciales con la zona de norteamérica. Al final murio en paz en Cojutepeque, honorado y aplaudido por todos los lideres de la nueva república de El Salvador. 

Para algunos, el pecado de Rodriguez fue olvidarse de Castillo, pero Rodriguez estubo apoyando y supliendo todo lo necesario que necesitaba Castillo en los momentos de batalla y de preparatoria insurreccional. Rodriguez se sumo a la lucha y enfrento heroicamente a los españoles al sur de San Salvador, su grupo siempre estaba bien armado. Después de ser capturado y lograr salir libre, sin descansar siguio después los pasos de buscar la unidad de los otros sectores, los sectores que Castillo dijo eran necesario para lograr la independencia, pero algo que Rodriguez no captó, fue que los nuevos próceres y amigos buscaban un comercio distinto que los convirtiera en los nuevos duerños de El Salvador. Pero Rodriguez murio limpio, habiendo dado de si todo lo que pudo. 

Otro lider destacable y en quien Castillo confiaba mucho por su bravura, fue el Dr. Santiago José Celis, indiscutiblemente uno de los grandes hombres que impulso con todo vigor y fuerza el segundo movimiento emancipador. Dos días después de la intentona, aún capturado, herido, torturado y maniatado, a Santiago José Celis no lo podían dominar 6 españoles, hasta que incomunicado y sometido a crueles torturas, con el fin de que revelara detalles y nombres de otras personas implicadas, lo enloquecieron de los tormentos que le daban los carceleros en las celdas del Cuartel o destacamento el Fijo, al sur de San Salvador. Celis se suicidó en esa celda.  fue encontrado desvanecido contra  los barrotes de hierro de su celda, colgado del cuello por las puntas de su pañuelo de seda o corbatín, eso sucedio el 16, pero la herido que tenia en el cuello era grande que no pudieron contenerle la sangre y el 17 de Abril de 1814 se conoció sobre su muerte. Dicen que se ahorco al saber que lo querían desterrar a una cárcel lejana. Se convirtio en el primer mártir de la independencia. El 18 trasladaron su cuerpo a una fosa abierta en la nave de la antigua iglesia y convento de Santo Domingo (hoy Catedral de San Salvador). Todas sus propiedades fueron confiscadas. El tenía Doctorado en Medicina en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Al sumarse a la lucha atrajo a muchos estudiados y estudiantes a la lucha. Celis era práctico, no andaba con rodeos y era lo que le impresionó a Castillo. Su esposa era la hermana del que después fue prócer, José Simeon Cañas. Celis nacio en Sonsonate, cuando esa ciudad pertenecía a la capitanía de Guatemala y no a la intendencia de SS.

Castillo, Rodriguez y Celis, tan distintos y de diferentes procedencias y con distintos finales, cuando uno grito gritaron todos y se unieron inseparablemente a la causa. A diferencia de los otros lideres que estaban desde sus puestos acomodados ganandose el lugar de próceres, estos tres lideres abandonaron todo y se sumaron a lo que hoy en día podriamos llamar, insurrección armada. Y lo hicieron bien, no solamente dando su sangre, sino que también la vida.

Luego vienen los otros "próceres", los que nunca estubieron dispuesto ni a dar una gota de sangre por la Independencian y ni por ellos mismos.

Pedro Pablo Castillo fue padre de León Castillo, quien heredó de él la entrega por las causas populares, por lo que desempeñó importantes trabajos gubernamentales y militares al lado del general Francisco Morazán. Ya de edad avanzada, el hijo del prócer ingresó a la Orden de los Carmelitas y fue gracias a sus esfuerzos que se construyó en la ciudad de Santa Tecla la primera Iglesia de Belén, dedicada originalmente a la Señora del Carmen, construida a partir de 1857 y estrenada el 1 de abril de 1862. En la actualidad, solo existe parte de la puerta principal de dicho templo católico, encerrada al norte del gimnasio del colegio femenino Belén.

.

 

 

LAS 3 HISTORIAS SIGUIENTES SOBRE LA SALIDA DE LA SAN FRANCISCO

Dice Una:

Las autoridades católicas dialogaron con las españolas para que se alejaran de los alrededores de la parroquia y así Castillo pudiera salir y huir hacia el extranjero y que asi sucedió, que hasta las autoridades católicas lo disfrazaron y hasta se menciona a uno de los curas Aguilar quien lo ayudó a ponerse una de sus sotanas y a montar en su propio caballo.y asi lo sacaron hasta llevarlo a la Iglesia el Rosario de donde se lo llevaron junto a Rodriguez hacia Omoa, Honduras, para evitar que fueran asesinados, y que después lo ayudaron a llegar a Jamaica. Luego Rodriguez regresó(No se dice que hicieron por un año dentro del Rosario o como es que hasta un año después llegan a Honduras)  

Dice la segunda:

Que Castillo logró salir de la San Francisco pero no de San Salvador, lo que le llovó a refugiarse en la Iglesia el Rosario donde Autoridades de la Iglesia le ayudaron y le dieron protección para que se entregara y se le respetara la vida, entre los que se mensionan estan los próceres Nicolás, Vicente y Manuel Aguilar. Que fue allí donde llegó disfrazado Rodriguez a reunirse con Castillo para que se entregaran. Una ves que se entregaron, fueron deportados a Honduras. (Esta historia no explica como fue que hasta un año después fue que Castilo fue enviado a Honduras, aunque pueda darse el caso que el permanecio preso un año en El Salvador, que no era cosa común)

La Tercera

Que Castillo y Rodriguez, que una ves en la capilla el Rosario, esos lideres de la Iglesia le ayudaron a fugarse, pero solamente se mensiona que Rodríguez se vistió con una sotana, partió hacia Omoa, en la Costa caribeña de Honduras y regresó porque se escapó.

Todas las historias cuentan que llegaron a Omoa, en la costa caribeña de Honduras, que luego a Belice y aque Castillo fue su final Jamaica, que Castillo tenía al morir el pseudónimo de Juan Sánchez y murió el 14 de agosto de 1817. 

Cosas que o se explican es como fue que llegó a parar y a morir en una de las más horrendas cárceles de Jamaica. Lo que dice la historia es que Jamaica era refugio de los que huían de la corona española, pero no fue así. Simón Bolivar llego refugiado a esa isla y el Duke de Manchester que gobernaba la isla era anti español y en cierta forma no trataba mal a los prisioneros que le enviaba españa. 

 

Todo sobre Pedro Pablo Castillo, Santiago Jose Celis y Juan Manuel Rodriguez, puede ser enviado a nuestros e-mail farabundovive@yahoo.com