LIBRERIA HISTORICA EL TOROGOZ
Anastasio Aquino Pedro Pablo Castillo        

 

                   ATONAL (SOL DE AGUA)

8 DE JUNIO DE 1524

 EL INEVITABLE ENCUENTRO CON ATONATL

Los españoles al llegar triunfantes a Guatemala y subyugar a los reinos indígenas, escucharon hablar de Atonal y del Señorío de Cuzcatlán, ciudad rica en oro e inconquistada. Cuscatlán era la habitada y dominada por los que unos llamaban pipiles y otros yaquis. Tenían reinados, príncipes y un ejércitos bravos que combatian fieramente y que su número eran más que todas las hormigas de Utatlin.

 La ubicación de la ciudad estaba al pie de unas Colinas Costeras que rodeaban un gigante lago. Ese era el lugar sagrado de los pipiles y quien llegara a conquistar ese sitio, se convertiría en el que dominaría la región Pipil.

 Hasta la fecha ningún imperio había podido lograr dominar a los pipiles, y las tribus que buscaban luchar contra los pipiles desistían por lo ferocidad de las selvas y las emboscadas que eran sometidos por los combatientes pipiles. La tierra son verdes  y por la lluvia el barro en las montañas hace inaccessible el paso cuando el invierno llega. La única conexión de los pipiles con el mundo exterior era el comercio de intercambio. Quienes llegaban al centro de la ciudad solamente eran los que comerciaban, y los invitados amigos de los cuscatlecos.

 A diferencia de las otras razas que habitaban El Salvador, los pipiles tenían la ciudad grande y las ciudades pequeñas, asi como se permitían vivir  a las familias independiente o a quienes no quisieran ser parte asociada de la comunidad.

Esta urbe dinámica, próspera, floreciente, fue fundada en 1054 por el último de los soberanos de Tula del Anihuac: el rey Topilzin Acxitl o Quetzalcóhuat II. Ilamado también Co-Acatl (1-Cal-aa) y Moconetzin ("el Niño de Maguey"), en el espléndido valle que se dilata entre dichas colinas, el volcán de Quezaltepec y el rio Acelhuate, ubicada una comarca llamada en honor suyo: valle de Zalcuatitin. Por 500 años Cuscatlin fue conocida como ciudad de respeto y centro religioso y cultural de los pipiles. 

Al dominar Guatemala y rendirse la población indígena con todos sus soberanos, a Pedro de Alvarado lo sorprendieron cuando inmediatamente le hablaron de esta ciudad y sus riquezas, en Gumarcaah o Utatlin los infortunados reyes Beleheb-Tzii y en Iximchóe o Tecpan-Guatemallan los monarcas iQe=Qyat y Cahi-Imox, quienes le indicaron de inmediato que fuera a cuscatlin o cuscatlán, ya que alli obtendria abundante oro y otros tesoros, pero les hicieron ver que les seria dificil conquistarla.    

Los reyes Beleheb-Tzii y sus jefes reunidos con Alvarado le dijeron que Cuscatlán es una tierra con mucho oro, muchos rios y lagos con muchas canoas, y hay cosas grandisimas y buenas, es maravillosa, hay bastante gente y en buen estimable número y cuyas mujeres son muy hermosas que se visten con cuanta joya puedan, hay ciudades y villas con casas decoradas de mil hechuras, y todas sus calles andables. Cuscatlan es muy rica, gran ciudad y de maravillosos edificios, plazas y de grande riqueza donde siempre hay música de carrizos y unos grandes mercados de comprar y vender muchas cosas utiles como piedras de huesos, de conchas, de caracoles y de plumas, joyas de oro, cal, piedra labrada y por labrar, venden todos los linajes de ave, venden los cueros con su pluma y cabezas y pico y uñas, y que venden animales como Venados, tepezcuintles, cuzucos, Tacuacines, mapaches, tigres, monos, osos hormigueros, venden colmenas, venden frutas de toda calidad y muchas cosas utiles y buenas como madera, flores, plantas, frutos, nahuilingos, canastos, cacastles, petates, miel, vasijas y otros utencilios. Les hablaron que hay tanta gente en la ciudad y hay mucho orden y que todos tenían un Rey y Señor grandisimo por gobernador, les hablaron de sus ritos, lengua, ceremonias y de cómo se sirven y viven. Ahí le hicieron ver a los españoles que casi todos los pipiles andaban descalzos, y que en la ciudad los vestidos eran a manera de ropa de muchos materiales como plumas y otros materiales asimismo bien rica a su uso y que los guerreros usaban lanzas largas de muy distintas puntas y unos escudos de muy especial y decorado cuero y madera. Ademas que para llegar caminando a Cuscatlán tendrían que pasar por Acajutla, lugar donde los que no son pipiles y no son invitados o amigos son atacados por los guerreros pipiles dirigidos por un tal Príncipe Atonal, joven, valiente y mas velóz que un venado y mas fuerte que todas las fieras de las selvas y que sus guerreros salen de todos lados como si fueran pájaros, y cuando te atacan pelean como serpientes sin hacer ruido entre los montes y nadan los ríos como caimanes, con sus lanzas son capaces de matar un Zenzontle cuando va volando. De día son protegidos por Tánal y de Noche por Metzti, soberana luna radiante, de tal forma que son peligrosos de dia y de noche. Entrar por otro lugar a Cuscatlán es perderse y ser tragado por los montes o morir picado por la cola de unos insectos, morir y nunca regresar más porque en ellos habita Cuyancúat, que es un animal cuerpo de cerdo montes y cabeza de serpiente que presagia días tempestuosos y de derrotas para quienes la ven, además en todas esas quebradas habiatan los Zizimites, hombres pequeños, malos y brujos (duendes) que enloquecen a todos los que andan por esos cerros, porque ellos protegen la ciudad maravillosa, Además Teomikistli el de la muerte, y Lulin (infierno) habitan esas montañas. Una ves llegando a Cuscatlán el problema es serio, hay un gran ejército de guerreros más inmenso que los árboles de las montañas y que van a defender con sus grandes lanzas la ciudad hasta morir, y esos si que hacen ruido de toda clase.  El dios de esos pipiles era Teotl Dios de la vida, creador y padre y Camaxtli, dios de la guerra.

Los monarcas guatemaltecos iQe=Qyat y Cahi-Imox les explicaron también que para llegar mas rápido a Cuscatlán ciudad sagrada de los yaquis o pipiles, debían de pasar por grandes abismos y alturas y que son tierras de muchas hermosura y riquesa donde hay sierras, selvas y montañas llenas de serpientes venenosas e insectos, y con árboles de mil maneras y altos, que parecen que llegan al cielo; tan verdes y tan hermosos que tal parece que jamás pierden las hojas, y de muchas maneras llenos de aves como Zenzontles de tres clases, godornizas, talapos, torogoces que tienen unas sus plumas raras en la cola y otros miles de aves raras como las urracas que tienen cuernos y hacen ruido insoportable, pericos y loros que nunca te dejan escuchar nada, chiltotas que hacen sus nidos en hamacas y no en ramas, xichitl-tototl y otros miles distintos, y en todos esos arboles abundan las frutas como Durazno, anonas, copinoil, icaco, cujin, capulin, carao, jocote, zapote, tihuilote, guaycume, paterna, guanabas, matasanos, nisperos, irayol, ujushte, caimito, zunzas, y abundan los motates, cuiliotes, pitos, izote, cucuyas, chuptes, chufles, piñicos, chipilin, quilite, maíz, jiquilite, jaguey, huizamper y frutas muy diversas como arboles de distinta forma como los Cedros, laurel, caoba, nisperos, conacastes, huiliguistes, huizcanal, evano, madrecacao, jiote, bálsamo, tempate, maquilishuat, maculis, ceibas, amates, quebrachos, mongollanos, cocoteros, guiscoyoles, pepetos, sauces, guacamayos, chilamates, chapernos, tecomajuches, chichipates y muchos otros de bastante utilidad. Tal parece que en esos lugares siempre llueve, pero es por q en ellos vive y reina Tlaloc dios de la lluvia y las montañas, hermano y esposo de Chalchihuitlicueye. En sus terrenos crece el maíz porque Centeotl protege sus maizales. Todos esos rios estan llenos de  tortugas de diferente estilos y muchos peces, hay garzas, cigueñas, piches, tacubas, lagartos y serpientes venenosas, por lo que es imposible salir con vida de ella. Pero que si logran pasar esquivando todas esas montañas se van a encontrar con pequenas ciudades de muchas plazas, donde hay continuo todo género de mercadurías, y que tienen pocos guerreros, pero que la ciudad grandisima y hermosa esta ubicada alrededor de una inmensa laguna, pero no se puede llegar a ella sin antes haber luchado, derrotado y someter las ciudades pequeñas, ya que Cuscatlán es inmensa y si se atacaba sin someter a las ciudades pequeñas, no se podría salir con vida de ella. Le dijeron que esas tierras comienzan a ser peligrosas al pasar un gran río, y que son tierras que a la entrada las defiende un ejército pipil de un llamado Atonal jefe de las legiones de esa region. Diestro flechero casique de Acaxual, de toda la zona de izalco y río abajo, y nadie entra a ellas sin antes encontrarse con esos feroces guerreros que te atacan por sorpresa y en diferentes grupos, pero que continuando por los montes esquivando los poblados y las montñas de los zizimites y sin entrar a la gran ciudad, bien abajo sin detenerse, hay una montaña que tira un humo y que llega hasta el cielo y es de donde salen muchas nubes, y que tratar de subir a ella es de gran peligro porque el viento es fuerte y que a medida uno sube la montaña, más comienza a tirar humo, ceniza y tiembla horrible como si se va a derrumbar haciendo un gran ruido que hace huir en temor a quienes lo quieren subir, y aun en todos esos lugares hay pipiles que son pocos pero pueden atacarte si no eres de ellos. 

Los Reyes guatemaltecos le dieron 2 mil soldados indios a Alvarado para que conquistara cuscatlán, pero a condición que no se fueran por las montañas donde vive Tlaloc y la terrible Cuyuancúat.

Los pipiles eran decendientes de los aztecas y a la llegada a El Salvador se habían mezclado con algunas tribus Mayas, pero mantenían la lengua y ciertas constumbres comerciales y religiosas que los distinguía de las tribus y reinados en Guatemala, las cuales eran más decendientes Mayas..

La veces que esos reinado guatemaltecos habían querido conquistar el territorio pipil salieron derrotados, ni siquiera cerca llegaban de Cuscatlán, ya que eran desgastados y aniquilados por los soldados pipiles de Atonal. Y es que la táctica de pelea de los pipiles eran las emboscada con lanzas largas de Carrizo, huizcoyol, lanzas cortas con puntas diversas, flechas con ponsoña de serpiente de Tamagaz y otras etc.

Comparado al ejército Azteca, el éjercito pipil no era tan grande, pero para llegar a enfrentarse con él, los enemigos debían pelear primeros las emboscada que los cansaba, entretenía y les hacía perder guerreros. Ahí es donde se destaca y era temido Atonatl, joven guerrero y principe que se lanzaba con sus hombres sobre el adversario cual si fueran relámpagos. Entrar a su territorio en son de guerra era no salir, pero entrar con mensaje de paz era una fiesta, obsequios, agasajos y muchas sorpresas.

Ahora Alvarado ya tenía claridad que para llegar a Cuscatlán había que pasar por muchos caminos y ciudades pequeñas y enfrentarse a los guerreros pipiles que tenían el conocimiento de los invasores y los estaban esperando.

Todas estas historias y muchas más causaron temor y espanto a los invasores españoles, pero al mismo tiempo al pensar en las riquesas y en su ego de conquista y barbarie decidieron ir a la tal mensionada ciudad. Tal era el imán y el impacto que le causo a Pedro de Alvarado la historia de aquella altiva ciudad prodigiosa, que les escribio una carta a Cortes muy emocionado "I Carta de Alvarado a Cortés" dada en Utatlin el 11 de abril de 1524, el conquistador español dice: "Señor estoy informado tengo mucho que hacer adelante, y a esta causa me daré prisa por invernar cincuenta o cien leguas adelante de Guatemala".

En idioma nahuat la lengua arcaica de los indios nahoa-pipiles, Cuzcatlin significa: "El pais de las preseas" o bien "La ciudad-joya" pues proviene de las raices cuzcat (en azteca  cozcatl), cuenta de collar (que era el simbolo de las riquezas o preseas), joya, alhaja; y tan (en azteca ttan), desinencia o sufijo locativo que puede traducirse libremente por pais, comarca, valle, ciudad, etc. A propósito de este toponimto es incorrecto escribir "Cuscatlin" con 'li" en la primera silaba "Cus", pues no existe el sonido de tal consonante en la lengua nilhuat de los pipiles pero se atribuye el uso debido a que el mismo nombre pipil da un significado de como hablan los niños.

Alvarado no tenía miedo, había participado en las barbaries de colonizar Cuba, acompañó a Juan de Grijalbit en la exploración del litoral del golfo de Mexico y participo como segundo jefe a Hernán Cortés en la conquista y opresión del imperio azteca. Los indios de Tlaxcala le habían dado(segun versións españolas que no se pueden corroborar) el sobrenombre de Tonatiun (el Sol)., 

Al escuchar de Cuscatlán y su poderío se imagino una civilizacián como la Azteca y preparo toda la artilleria de pólvora, y sin preocuparse de subyugar a las tribus que estaban cerca de esa región guatemalteca, al mando de 150 infantes, 100 caballeros españoles, y entre 5 a 6 mil indios auxiliares que se le unieron, salieron con una serie de interpretes a la conquista de la ciudad. Como primer paso de acercamiento a Cuscatlan, rodearon y le cayeron por sorpresa al pueblo de mochizalco, que al ver un numerico ejército como nunca antes, no les pusieron resistencia y los españoles ocuparon el poblado el 6 de junio de 1524. Como era la costumbre española, en esa ciudad apresaron los jefes, asesinando por la noche a los más de 20 lideres y se tomaron para si las mujeres más bonitas (en muchos casos asesinaban a los jefes). Pasaron la noche y al día siguiente después de saquear los tesoros y destruir varias partes de la ciudad, partieron hacia Acatepeque y llegaron ya oscureciendo, la ciudad estaba vacía, la población la habían abandonado por las noticias que recibieron de las crueldades que los conquistadors habian realizado en Mochizalco. En el mismo momento que llegaron muchos desde la otra ciudad que se habían escapado y les avisaron, toda esa población abandono con sus hijos la ciudad y huyo hacia las montañas.

El 8 de junio de 1524 los invasores llegaron a las proximidades de Acaxual (Acajutla), y antes de entrar al poblado todo parecía normal, los españoles van tranquilos y confiados en sus armas, los indigenas auxiliares cautelosos. No vieron alli que nadie les salio al paso como enviado de los reyes o señores pipiles, nadie los esperaba con ofrendas de oro como presentes, no vieron ningún ejército pipil enfrente esperandolos, al cual lo podían aniquilar completamente disparandoles desde lejos, pero cuando menos se lo esperaban son sorprendidos con un ataque sopresa casi de cuerpo a cuerpo, y se vieron atacados por un sin número de pipiles que en cuestión de momentos aniquilaron a muchos indigenas auxiliaries de los españoles e hicieron huir a muchos otros y que como el ataque fue casi de cuerpo a cuerpo los caballos se asustaban y se les hacia incomodo dispararles, a esto se agregaba que los pipiles parecían no tenerle miedo al ruido de las armas. La batalla fue sangrienta, duro como 3 horas y para los españoles la más sangrienta de la conquista de cuscatlan. Los pipiles salían de todos lados como los pájaros como se los habían dicho y les era facil para ellos derrotar a los indígenas auxiliaries que habían llevado los españoles pero se toparon con un problema que ya sabían y les habían dicho, que sus lanzas y flechas no traspasaban la ropa metálica de los españoles, y que estos disparaban unos rayos de muerte que no eran detenidos por sus escudos de cuero.

Pero no huyeron y los hombres de Atonal pelearon la batalla hasta morir. Por un momento pareció que los pipiles habían huido, pero no se sabe a que se retiraron, y luego regresaron y volvieron a atacar, a lo mejor eran los mismos o a lo major era un grupo distinto de pipiles pero..... inesperadamente enmedio de la batalla al descubrir a Alvarado o al jefe de los invasores, el Principe Atonal sin apartarle la vista se apresura sigiloso como un rayo hacia el frente y en lugar de disparar su lanza en vano a la coraza de metal que protejia a Alvarado, lanza su largo arpón puntiagudo en dirección del corazón del caballo, que su flecha iba con tanta fuerza que le atravezó la pierna izquierda a Alvarado clavandosela a la pansa del caballo. Ambos, animal e invasor cayeron al suelo. Al ver esto todos los pipiles comenzaron a flechar los caballos para derribar a los españoles y asi aniquilarlos.

Con el número de víctimas españolas no hay un acuerdo entre los números de disitntos apuntes, algunos dicen que murieron más 30 y otros más 50, pero sí habla de la perdida de más de 20 caballos y de unos 400 indígenas auxiliaries entre muertos, heridos o que huyeron al ser atacados. Se estima por algunas pinturas y cuadros, que el número de pipiles atacantes en diferentes grupos eran unos trescientos de los que sobrevivieron unos 50 

En esa batalla que duro como 20 minutos, los pipiles al verse en desventaja un grupo huyo hacia los montes y a dar aviso a los otros poblados, mientras otros se quedaron hasta morir.

En cuanto a Atonal, joven valiente, defensor de los pipiles izalqueños y de la tierra cuscatleca, no crean que busco huir, siguio luchando, pero al herir a Pedro de Alvarado y su caballo, toda la artillería de pólvora española se dirigió hacia su cuerpo, no hubo español que no le disparo de rabia ni hubo caballo que no le paso encima pisoteandolo, sobre su cuerpo ya sin vida se descargo toda la furia de los barbaros invasores que lo desfiguraron. Nunca antes los españoles habían sufrido bajas de ese estilo y frente a un ejército de lanzas de huizcoyol y puntas de diferentes maneras, ni muchos menos soportaban que su jefe hubiese sido herido y casi muerto en batalla. Los pipiles que habían quedado heridos en el campo de batalla fueron aniquilados cruelmente por los furiosos invasores. El odio que sentían ante el sorpresivo ataque era grande que aun a los cadáveres pateaban y gritaban maldiciendo a los pipiles y disparando hacia los montes.

Alvarado fue acarriado por dos españoles. Cuando lo entraron a Acajutla casi no habia nadie, la gente la había abandonado y muy pocos permanecían en ella. Ahí pasaron curandose de las heridas por una semana y en ella muy furioso Alvarado escribió refiriendose a los pipiles que quedaron heridos,: "Fue tan grande el destrozo que en ellos hicimos que en poco tiempo no había ninguno de todos los que salieron vivos".

Para toda su vida quedo cojo, y el flechazo con ponsoña de Tamagaz lo mantuvo durante ocho meses en trance de muerte y tuvo que usar desde ese periodo una bota con suela cuadriplicada. Las siguientes batallas las vio de lejos y se las encomendo a su hermano Jorge de Alvaradoy a un pariente, su pierna no sanaba y días lo mantenía bien y días con fiebre.

La lucha de los pipiles continuo contra los invasores, y la táctica que inicio en terrorio pipil el principe Atonal de utilizar ataques o emboscadas sorpresas casi de cuerpo a cuerpo se hizo casi comun, lo mismo el herir el caballo para derribar el jinete español y una vez en el suelo clavarle una lanza en la garganta. Pero los pipiles también presentaron numerosos ejércitos de resistencia en la continua lucha.

El corage de Atonal fue retomado por todos los guerreros quienes se enmontañaban y bajaban sorpresivamente a tratar de expulsar a los invasores. Los españoles perdieron más de la mitad de su gente en los combates sorpresas, y los indios auxiliaries que llevaron consigo fueron casi totalmente aniquilados. Aunque llegaron a Cuscatlan, Alvarado y los conquistadors no lograron sostenerse, salieron hacia Guatemala avergonzados, humillados y derrotados huyendo despavoridos de la ciudad sagrada de los pipiles el 4 de julio de 1524, perseguidos por quienes le provocaron una gran derrota al imperio español en territorios americanos. Alvarado regreso solamente con 32 caballos a Guatemala y con menos de 300 indios auxiliares. Por cuestiones de minutos no cayeron en una emboscada aniquiladora que los pipiles les habian tendido por el río.

Su primer intento por conquistar Cuscatlán habia resultando un rotundo fracaso, fue entrando a territorio cuscatleco y guerrilleros Pipiles de Atonal comenzaron a emboscarlo fieramente hasta que lo derrotaron en una ardua lucha de desgaste. Después de la primer batalla heroica de Acajutla donde cayo Atonal, a donde quiera que se movilizaran los invasores, eran atacados sin miedo. Los pipiles perdieron el miedo y descubrieron que los españoles también morían y huían heridos llorando como urracas. 17 días basto a los pipiles para que Alvarado aceptara la derrota. En las batallas finales de esta gran victoria indigena, perdieron la vida también otros caciques pipiles.

 Los pipiles eran tribus nómadas de los Nahua, establecidos también en México Central, pero que se habian organizado y levantado culturalmente en El Salvador.

Atonal, Tonhat, Atonatl o como quiera que se llamaba el lider valiente y heroico de esa primer batalla de confrontacion a muerte contra los invasores de El Salvador, vivirá para siempre en la historia sagrada y emplumada de nuestras futures generaciones. Su sangre es honor y corage por la dignidad de nuestros pueblos, y su cuerpo acribillado, desfigurado, pisoteado y arrastrado por las bestias, estará por siempre elevando el clamor al cielo hasta el día en que sucumban los imperios que han saqueado y siguen apoderandose de nuestras tierras y riquezas.

Antes de Atonal hubieron otros grandes heroes que defendieron nuestra tierra, pero entonces El Salvador no se llamaba Cuscatlán ni El Salvador, y ni eran de la raza pipil, pero que es nuestra tierra y en su oportunidad rescataremos los pocos indicios marcados en piedra y en pedazos de artesanillas que sobreviven a los siglos.

Recordemos que los primeros que se tienen notas de pobladores en territorio salvadoreño data 1,500 años A.C., como lo indican los restos arqueológicos encontrados en las ruinas del Tazumal en la ciudad de Chalchuapa en el Depto. de Santa Ana. El sitio cuenta actualmente con 14 fases de construcción, que datan hasta el año 900 D.C.

Se ha dicho siempre que los primeros pobladores fueron Pokomanes, Lencas y Chortis. Despues llegaron los Pipiles que se establecieron en las zonas del occidente y central del país, y al oriente hacia mediados de siglo XI. Los mayas tambien habitaron anteriormente nuestro pais pero en menos influencia, pero antes de ellos hubieron otros habitantes nomadas, y a lo mejor civilizaciones grandes.

Por hoy, Viva Atonatl, Tonhal, Atonal o Atoltlot, indiscutible héroe de la resistencia armada pipil.

 

Todo apunte sobre Atonal enviarlo a farabundovive@yahoo.com para apunte de la historia